Tratamiento Bruxismo

El bruxismo es un hábito que consiste en rechinar los dientes (deslizar apretando los dientes superiores contra los  inferiores) o apretar los superiores contra los inferiores sin movimiento.

No nos damos cuenta de que lo hacemos hasta que aparece algún síntoma o, debido al ruido que produce, nos avisa algún familiar. También en revisiones al dentista este nos comunica que tenemos bruxismo.

Los posibles síntomas del bruxismo pueden ser:

  • Aplanamiento de cúspides de molares y caninos.
  • Superficies oclusales (cara que muerde de los molares y premolares) con depresiones por perdida de esmalte.
  • Desgaste de dientes anteriores, reduciendo su altura.
  • Desgate en los cuellos o zona gingival de las piezas dentales.
  • Dolores en la articulación de la mandíbula, musculatura de la cara y del cuello e incluso dolores de cabeza.
  • Molestias o dolor con el frío, el ácido de la fruta o con los dulces.

Tiene una relación importante con el estrés.

El tratamiento del bruxismo suele ser para evitar los síntomas. Consiste en una “Férula de relajación” cuya confección es individual y adaptada a cada paciente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar